domingo, noviembre 11, 2007

Hugo vs JuanCar

¡Menuda decepción! cuando me enteré de la noticia fui raudo y veloz a localizar algún video, para alimentar mi elevado nivel de morbo, y me encuentro con la desagradable sorpresa de que el enfrentamiento entre Hugo y Juancar se había quedado en un simple "¿por qué no te callas?"
Pero bueno, ¿qué clase de políticos están representando al mundo de habla hispana?
En Japón o Corea se habrían dado de hostias. Si hubiese ocurrido allí, J.C. se habría abalanzado sobre Hugo cual karateka, soltándole dos puñetazos en la cara y rematando la faena con una patada en los testículos al grito de "¡banzai, cállate joputa!". Depués Daniel Ortega le habría soltado a Moratinos una serie de jab-cross-hook dejándolo medio KO y se habría liado la zapatiesta en el local, como en las pelis de Terence Hill y Bud Spencer, todos contra todos desfogando su ira.
¿Qué habría ocurrido después?
Pues, una vez disuelta la trifulca con la actuación de las fuerzas de seguridad chilenas (que hubiesen repartido leña a todos rememorando tiempos pasados) y después de pasar por el hospital a curarse las heridas de guerra, habrían quedado al día siguiente (asesorados por sus respectivos equipos de gobierno) para pedir perdón, primero entre ellos y después a la sociedad a la que representan. Se habrían dado la mano delante de millones de flashes y... pelillos a la mar. Lo más seguro es que se fueran de cervezas cualquier otro día, y de allí, salieran grandes alianzas políticas. Pero NO, ahí estaba Zapatero para fastidiarlo todo. Tuvo que usar el lenguaje -higiénica y políticamente correcto- y sermonear cual cura recien salido del seminario.
Ahora JuanCar (España) y Hugo (Venezuela) no se van a volver a hablar nunca más, no irán a emborracharse juntos ni a visitar locales de dudosa reputación. Ahora cada uno tendrá que defender con brazo férreo su ideología política, economía liberal vs control estatal.
Argumentando nunca se llega a puntos de encuentro, eso sólo sirve para una clase política de muy alto nivel intelectual que además esté libre del yugo de la banca y las multinacionales ( que no es el caso). Únicamente una buena pelea permite reconocer de alguna manera el valor de tu adversario y establecer una comunicación íntima... de tú a tú.
En fin, estaré espectante a ver qué pasa.




para aprender más sobre el asunto: http://sports.expertvillage.com/videos/boxing-right-cross.htm

6 comentarios:

Jose J. García Zornoza dijo...

Osada e interesante aproximación al incidente =)

Sario dijo...

Sí, la trifulca alimentó mi imaginación. Pasaron varias historias por mi cabeza, ésta fue una de ellas.

Francis dijo...

A mí me mola mucho nuestro rey porque es supercampechano, que cuando pinchas con el coche él se para siempre con la moto.
Además estuvo con Barbara Rey y con Paloma San Basilio, y nos salvó a todos del 23F.
Y nuestra monarquía es más barata que la inglesa.
Y la infanta trabaja en una caja de ahorros.
Y si no fuera por las corridas de toros, pues no existirían los toros.
Cuando se saluda al rey hay que hacer una pequeña reverencia, pero es muy campechano.

Qué mal gusto la portada de El Jueves.

Sario dijo...

además se tira cuescos, moja pan en los huevos fritos (sólo en Casa Lucio), juega a la lotería, como el resto del los mortales, ah! eso sí, si se carga a alguien no tiene responsabilidad penal...

golondrina dijo...

Pues nada, que se maten los unos a los otros en plan sensacionalismo oriental y todo arreglado. Así los teleinformativos -esos de: no pasan cosas interesantes para contar y repetimos la meganoticia de pantoja y su panda de acólitos hasta inflar los mismísimos al mismísimo- nos mantendrán informados a cada paso del rey. Sería una buena forma de controlar dónde gasta la pasta del eterno jodido mileurista.
Si a nuestro -vuestro queridísimo- rey le escuecen las pelotas cuando oye algo que no le agrada, que reprenda con un par de narices, pero eso de levantarse a bufar sin un cara a cara lo convierte en un pusilánime indigno de tanta alabanza. Menos loas que al chaval lo que le falta es un par de huevos .

Como dice la canción "...carne pa la picadora..."

ByO

charo dijo...

Hambre y sed subrrogados a la merced de los elitismos